Objetivos de Desarrollo Sostenible... ¡a la vista!

Seguramente te habrás encontrado más de una vez conceptos como "Agenda 2030" y "ODS" (Objetivos de Desarrollo Sostenible) en artículos, noticias, telediarios... Y puede que te pase como pasa muchas veces con términos demasiado manidos: que se han convertido para tí en coletillas sin un significado muy concreto, o en terminología algo ajena y que no tiene un interés especial en tu día a día.

En este artículo vamos a intentar evidenciar la importancia de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible ocupen un lugar destacado en las agendas políticas y de reivindicar cambios encaminados a alcanzarlos.

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Objetivos de Desarrollo SostenibleLos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como “Agenda 2030”, son un llamamiento universal a la acción para nada más y nada menos que lograr poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que para el año 2030 todas las personas disfruten de paz y prosperidad.

En la identificación de los 17 ODS (con sus 169 metas y 231 indicadores) fue fundamental la incorporación de un enfoque integral que tuviera en cuenta la interconexión que hay entre los principales problemas a los que se enfrenta el mundo y por eso se incluyeron elementos tan importantes como el empleo digno, el cambio climático o la necesidad de trabajar en red con el compromiso de todos los países.

El compromiso de alcanzar los ODS lo firmaron 193 países en Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015.

En la resolución expresaron lo siguiente:

“Estamos resueltos a poner fin a la pobreza y el hambre en todo el mundo de aquí a 2030, a combatir las desigualdades dentro de los países y entre ellos, a construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas, a proteger los derechos humanos y promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y a garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales”

Los ODS y su grado de cumplimiento, siete años después

Echar la vista al panorama global actual, en un contexto enormemente incierto y de crisis mundiales sin precedentes (pandemia de Covid-19, emergencia climática, guerra de Ucrania), es bastante desalentador, y deja poco margen a la celebración. 

Según el último informe de la ONU “Tiempos inciertos, vidas inestables: configurar nuestro futuro en un mundo en transformación”, el índice de desarrollo humano (que mide la salud, la educación y el nivel de vida de una nación) se está quedando rezagado en el 90% de los países. La sociedad global va de crisis en crisis y corre el riesgo de encaminarse hacia un estado de injusticias y desigualdades todavía mayores.

Portada informe ODS

El último gráfico de progreso de los ODS de 2022 por zonas geográficas evidencia que son muchas las regiones en las que se está registrando un retroceso importante en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

Los datos que devuelve el Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2022 son también contundentes y necesarios para no perder de vista algo fundamental: hoy más que nunca es urgente plantear un cambio de modelo económico que priorice a las personas y al planeta, y son imprescindibles decisiones políticas encaminadas a ello.

Este panorama global refuerza si cabe nuestra convicción en los principios y valores que impulsamos desde SETEM en nuestro trabajo por un Comercio Justo.

El Comercio Justo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Qué tienen que ver?

Las organizaciones de Comercio Justo tenemos el ambicioso objetivo de acabar con la pobreza y la desigualdad de las comunidades más empobrecidas y alcanzar la justicia global. 

Desde nuestros orígenes, allá por los años 60, trabajamos con la misma finalidad y enfoque integral de los ODS: para el Comercio Justo siempre han formado parte de nuestra forma de entender la realidad y abordar los problemas globales a los que nos enfrentamos.

Las causas de estos problemas son complejas y globales, al igual que sus efectos. Por eso el Comercio Justo va mucho más allá de la mera comercialización de productos en condiciones justas y sostenibles y del pago de unos salarios dignos: trabajamos guiándonos por nuestros 10 principios fundamentales que tienen en cuenta que hay que garantizar el desarrollo humano y el cuidado del medio ambiente para poder romper de verdad el círculo de la pobreza y acabar con las desigualdades de una forma eficaz y sostenible.

 Los 10 principios de Comercio Justo

Los 10 principios del Comercio Justo contribuyen de manera significativa a la consecución de los ODS y en este informe de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) se puede ver de qué forma lo hace cada uno, siempre con el telón de fondo de este planteamiento integral que abarca lo económico, lo personal, lo social y lo ecológico.

En el informe podrás encontrar también testimonios de personas trabajadoras en organizaciones de Comercio Justo, como es el caso de Mariano Ponce, trabajador de Coopeagri, en Costa Rica. No hay mejor modo de entender el impacto real del Comercio Justo que a través de personas que, como él, lo experimentan a diario:

Mariano Ponce, Trabajador de Coopeagri en Costa Rica

“Las trasnacionales compraban el producto a cualquier precio. Antes de la creación de Coopeagri, los productores  tenían la fuerte presión de las empresas transnacionales que llegaban y compraban su producto a cualquier precio. En ese momento no había ninguna manera de ellos pudieran  reclamar un precio justo y decir “no, este producto vale más”.

Por ello 391 personas, que eran pequeños productores pero en realidad grandes productores porque eran grandes en pensamiento, se fueron agrupando en la cooperativa para buscar la dignidad del productor.”

En las historias y trayectoria de los grupos productores de Comercio Justo que hemos publicado en nuestro blog encontrarás más evidencias del estrecho vínculo entre esta alternativa comercial y el avance hacia la consecución de los ODS.

ODS hasta en...¡el café del desayuno!

Los ODS están llenos de palabras, objetivos, indicadores… y constituyen unas grandes metas que es fundamental poder alcanzar para acabar con la pobreza, la desigualdad y el cambio climático. 

Pero, ¿las podemos aterrizar en gestos tan sencillos como la elección del café que tomamos cada mañana? ¡Pues sí! En nuestra taza de café de Comercio Justo podemos encontrar toda la justicia, respeto y sostenibilidad que debería haber en el resto del mundo.

Agricultora café comercio Justo Uganda

Y no solo en nuestra taza de café, también en nuestro champú, en nuestro chocolate, en nuestro

 Ya hemos visto como el Comercio Justo con sus diez principios contribuye de manera significativa  a alcanzar las metas de los ODS y en otras publicaciones de nuestro blog "Ponle Cara" hemos compartido cómo el Comercio Justo cambia la vida de tantas personas de una manera respetuosa con el planeta.

Además de exigir a los gobiernos de cada país que asuman los compromisos adquiridos, en nuestro día a día podemos apoyar todo tipo de iniciativas que ya están haciendo realidad los ODS con su trabajo diario como son las organizaciones del Mercado Social de Madrid o campañas de denuncia y defensa de las condiciones de trabajo como Campaña Ropa Limpia desde donde puedes participar con tu firma en la campaña "Good Clothes Fair Pay" ("ropa buena, salarios justos") para exigir salarios dignos para las personas trabajadoras de la industria textil.

También puedes profundizar en el conocimiento del Comercio Justo y los ODS con la campaña #MásComercioJustoMásODS de la CECJ.

Tenemos un compromiso con el planeta donde vivimos y las personas con las que lo compartimos.

¡No lo perdamos de vista!

Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados